Choco, Córdoba

Kisko representa la nueva hornada de jóvenes chefs andaluces impregnados de imaginación en el milenario recetario de su tierra.

Su estilo, de fuerte personalidad e intención reflexiva, parte de los productos y las tradiciones culinarias cordobesas y andaluzas en general, y partir de ahí surge la transgresión técnica y sensorial de hechuras, texturas y acabados.

Tras pasar por diversos restaurantes michelines de España y acumular sabrosas experiencias, regresó a su ciudad natal para hacerse cargo del restaurante familiar, Choco, desde donde ha iniciado su personal propuesta culinaria con la que ha logrado la primera estrella Michelin de su ciudad (2011), además de dos soles en la Guía Repsol. Es miembro de Gastroarte.