España, Lugo

Héctor López apostó por una combinación comedida pero perfectamente definida, entre la herencia ortodoxa y el “aggiornamento” de una despensa muy sólida de la despensa rural, tanto de montaña como de litoral.

El cambio de estilo coincidió, en coherencia, con una reforma de los equipamientos y servicios del restaurante, el cual, desde sus orígenes como cafetería, ha cumplido el medio siglo en espléndida e irresistible ascensión, la misma que comparte con el cocinero su hermano Francisco, al frente de la sala. Irresistible ascensión.